Por tu lealtad (Microcuento)

Bajo la serena sombra del toldo real, la gruesa mano del plebeyo tiritaba. La princesa, de rostro ameno, volvíase para calmarle.

—La verdad es que la amo — sonaba la voz ansiosa del plebeyo, que con el viento se apagaba.

Removiéndose el blanco y pálido velo de la frente, la princesa ordenó a los guardias, con el veneno en sus manos, que se retirasen. Sin embargo, frente al tenue ocaso, los ojos del plebeyo se durmieron junto al calor de la mujer. Sólo entonces, recogió ella la moneda de oro de su bandeja de uvas, poniéndose el velo en la frente otra vez.

— Por tu lealtad, toma — Le dijo, mientras le ponía la moneda en su mano.

Anuncios

Un comentario sobre “Por tu lealtad (Microcuento)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s