Cantar de un epitafio

¡Venid! ¡Venid!
Aquí yace la muerte que habéis matado
ha dejado de respirar vuestras cenizas.

¡Mirad! ¡Mirad!
Las osamentas son pasto ensangrentado
cuelgan estridentes del cuello de un perro negro.

¡Cantad! ¡Cantad!
La nueva vida prolonga el lenguaje lento
y los labios rojos rompen en llanto plástico.

¡Sentid! ¡Sentid!
La eterna pirotecnia y el festejo enfermo
la carne flagelada por los años de locura.

¡Gritad! ¡Gritad!
Aquí yace la muerte que habéis matado
sólo falta la vida y habréis terminado.

Anuncios

Un comentario sobre “Cantar de un epitafio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s