Fernando Frenesí

Fernando Frenesí, músico toda su vida, intérprete destacado de los boleros mexicanos, mira al cielo azul intenso. De arriba llega el preciado regalo, el talento codiciado por años de excelencia musical y humanitaria. Lo adoran, con brillo en los ojos, Santiago y Buenos Aires. Al norte septentrional, lo admiran como un tesoro inmaculado. Fernando sólo pide más; arriba, inmolado al sol de verano; pide más de lo que ya tiene, y lo que pide lo consigue. Observa con temor y obstinación a las nubes, buscando respuesta. Dios le dice al oído, sin más que agregar: ya te he dado suficiente. Fernando insiste escueto, lo que tiene nunca es suficiente, el talento no es suficiente, la admiración no es suficiente. Dios sólo repite: No hay más, no para ti.

Fernando Frenesí obliga al cielo, lo amenaza con locura. Dios cede a sus demandas, no hay otra opción. Buenos Aires y Santiago presionan junto a él. Del cielo raso baja un ángel brillante, toca a Fernando con sus manos puras. Fernando recibe el don imponente, un oído perfecto y absoluto. Se queda conforme y agradecido, reverencia a Dios y da media vuelta.

 

Pero el cielo no se deja pasar a llevar. Fernando no logra sacar partido del nuevo talento pues, con oído absoluto, Dios lo deja completamente sordo.
Anuncios

Un comentario sobre “Fernando Frenesí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s