Yo no culpo la culpa que siento

Yo no culpo la culpa que siento
en mis rodillas, siquiera, siento el crujido
de los huesos anémicos. No culpo,
pues la culpa entorpece el delirio
– deliro como océano inhibido –
y entorpece el callar de la voz.

Yo no culpo la culpa de aquellos
de ellos quienes cuelan gangrena
en la herida fresca de otros
y al pasar la culpa de aquellos
– inadvertida frente a sus ojos –
vuelven a ser infección deshonesta.
¡¿Pero qué habría de culpar?!
si la culpa ésta es mía;
no es de la idea del sosiego,
clandestino, residual,
enervado pero callado,
no es de esa idea
– la culpa ésta que es mía –
No es de esa idea
la culpa que yo siento
– que es mía –
la culpa que no culpo.

Anuncios

Un comentario sobre “Yo no culpo la culpa que siento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s