Poema a gamba y a 100

Allá los stands de cholguán las tablas de cinc
el hedor a pescado impregnado en las viejas
Los tomates los limones la lechuga casera!
y en un rincón alejado de las películas piratas
— poema a gamba y a 100 – ni los perros
lo pescan. Sólo huele a poesía
y a limosna. Sus papeles inventaron la
resignación — a gamba y a 100 — 100 pesitos
por comprar una vida
gamba por una lágrima. Míseras monedas
por su alma.

Soy un limosnero, dice, estas letras no se venden
las regalo al mismo tiempo que mendigo
así como en cada atardecer mendigo el sueño

Gamba por quitarme un hijo al mismo tiempo
en que compra una oportunidad, a sólo 100,
oferta, elegir cual más guste y hacer con él lo que quiera
a gamba toda la poesía del mundo
si es tan fácil conseguirla ya tendré stock
aunque para algunos hasta por oro pasaría
pero son los menos
pero usted aproveche esta oferta
por gambita se lleva mi vida
usted me da la moneda
yo le doy el silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s