Pingüinos

Se cruzan entre el bazar y la solera. Él con camisa desabotonada, ella con la faldita a medio muslo. Sus mochilas hacen juego bajo el sol, en perfecta simetría. Ella le mira la sonrisa, él le examina las piernas. Él privado, ella estatal. Sus cabellos producen un contraste armonioso, la niña con su aclarado almendral, el joven con su negro ébano. Él se pierde en sus ojos, ella alucina su contextura. Se ensombrece el espacio entre los dos. Ríen encandilados. Son cómplices de su mutua atracción, y de que ambos hayan coincidido la cimarra el mismo día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s