De la búsqueda por el éxtasis

Ni él ni ella mostraban exhortación, pero se sentían hastiados. Afuera sonaba la bocina de una micro tardía que les robaba el enfoque. Buscaban posiciones nuevas y pensamientos morbosos. Amantes pasados, celebridades, incluso recuerdos pornográficos. Nada activaba el apogeo asfixiante de un buen orgasmo. El último intento fue desmoralizar el sexo con dolor, escupos y otros inventos desesperados. Pasó una ambulancia, quebrando la armonía, y ya no hubo vuelta atrás. Lo único que dirimían, es que si vivieran en el campo, ya irían por la tercera. El estrés de la ciudad había corrompido incluso el amor de aquella pareja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s