Dilema

¿Voy al mall o al parque? El parque me fascina, con su flora encrudecida por la urbanidad, el canto criollo de las golondrinas y zorzales, el rebote de los balones y el raspaje gutural de las zapatillas en el cemento. Los niños parecen todo un espejismo de sosiego y tranquilidad, como si jugaran en un aura purificadora, corriendo en la mugre como si fuese una sesión de Reiki. Se agotan a costa de risas y desidia. Pensar en ellos me anima, me encantaría darme un paseo por sus sendas. Pero en el mall hago shopping. No hay por dónde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s