Purgatorio

Murió en la comodidad de su cama. Abierto los ojos, un mundo tal de sus discos de infancia, el amor de su juventud y el dinero de todos sus proyectos incumplidos. La satisfacción fue tanta que pronto se dio cuenta lo ingrato que es un sueño. Justo antes de encender las llamas del infierno en su propia mente, cerró los ojos.

Ahora es uno con el cosmos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s