La Feria Huérfana I.

Si rallo los limones con mis uñas sucias puedo
o quizás no, encontrar vestigios de mi antigua piel
al menos un adefesio de la feria mustia, de la madre
una forma de reivindicar el pecado con frutas
como todas las tardes al regar las acelgas que sobran
porque nadie las quiso como a mis poemas húmedos,
noche tras noche, con llanto y semen solitario, ay
es que necesitan tantra como yo y las paltas
una forma de sobrellevar el pasado con el tacto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s