Continuidad.

Francisco tiene un reloj que lo engaña. Le dice que el tiempo pasa y la ciudad se vuelve más vieja en cada segundo. Sin embargo, el reloj no sabe que – si bien los segundos avanzan cutianos – la ciudad se mantiene joven con cada persona que la recorre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s