Padre Sol

“Leven anclas”, escucho desde el otro lado del barco, pero no estoy preparado. Aunque mis maletas estén en el camarote, tenga mi cruz de la suerte colgando del cuello y mi perro me espere debajo de la cama, no estoy listo para zarpar. Algo en el agua me incomoda, como una metástasis que recorre mis venas, y que a su vez me seduce con su vaivén. Serán sirenas del más allá, será una nueva civilización que me espera, no sé qué será. El Padre Sol ha comenzado a moverse lentamente, dejando atrás el puerto que me vio nacer y caer, especialmente caer. Adelante un nuevo mundo, mejor o peor, me espera impaciente, y es mi miedo lo primero que verá.

Padresol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s