Pero una vez…

Pero una vez fue niño, antes del tiempo, cuando el sol era un algo temprano. Sí,
una vez lo fue, una vez solamente, cuando podía caminar sobre el charco sin mojarse
los calcetines harinosos, antes de todo, ahí donde se criaron las ilusiones de príncipe, sí,
ahí donde murieron las ilusiones de príncipe, años más tarde, donde también murieron otros
el carabinero, el doctor y más tarde el abogado y no quedó nada más que una prosa barata.
Sí, ahí fue niño, ahí conoció el amor obnubilado, ahí fue poeta de las cosas simples, ahí
donde fue llorón de lágrimas de polietileno, donde tuvo su primera erección
por razones tan extrañas que nunca las contó, donde escribió su primer poema y lo olvidó
a cinco minutos de haberlo terminado, porque frente a su casa había un vestido azul
pero nada más allá sucedió, pero una vez fue niño, y ese recuerdo en nada queda, hoy ya no es niño, hoy hunde sus pies en el charco, hoy es nada más que un recuerdo de un poema
un poema maldito, un poema que alguna vez fue vibrante, un poema que jamás fue leído.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s